lunes, 17 de diciembre de 2012

Ugarte no supo jugar, le faltó alma, coraje y sed de gloria. Diario Los Andes de Puno



Faltó identidad y juego inteligente. El equipo de la Universidad Técnica de Cajamarca (UTC), por segunda vez en su historia deportiva, se coronó campeón de la Copa Perú y es el flamante inquilino del fútbol profesional, al vencer a Alfonso Ugarte de Puno en los 180 minutos 4-3, ayer en el Coloso de Piedra.

Una llovizna había precedido la fiesta deportiva, como anticipándose a lo que sucedería en el Torres Belón, donde más de 15 mil espectadores terminaron decepcionados, con rabia, frustración, e incluso derramando lágrimas.

Al inicio, Ugarte se lanzó al ataque con la idea de superar el score de 0-2 en contra. Eso se esperaba que sucediera, pero al minuto 11 de la inicial, Ricardo Ronceros se encarga de anotar el primero para el UTC, enmudeciendo a los miles de aficionados que se dieron cita al Estadio Enrique Torres Belón.

Se esperaba la reacción inmediata de la “franja roja”, había tranquilidad en las tribunas; hasta que en el minuto 18, en una jugada dividida entre Sotelo y Oviedo, el cuestionado juez Víctor Hugo Carrillo, amonesta a Sotelo con una tarjeta amarilla y éste le reclama airadamente, de inmediato el árbitro le enseña la roja; el equipo puneño se quedó con 10 jugadores.



DESCONCENTRACIÓN

Los reclamos de la afición por la tarjeta roja contra Carlos Sotelo no se dejaron esperar, algunos espectadores lanzaron objetos al interior de la cancha y el juego se suspendió por unos siete minutos.

Retomando el partido, Ugarte intentaba infructuosamente de igualar el score, caía en imprecisiones y desesperación, hasta que al llegar el minuto 42 se desconcentró, y Guevara, de UTC, concreta el 2-0, con el cual se van a camerinos.

ESPERANZA SIN RESULTADOS

Quedaban 45 minutos y la hinchada en los graderíos ensayaba probables estrategias para la etapa complementaria; Aguilar y Salas calentaban. Al iniciar la complementaria, sólo ingresó Rodolfo Salas por Jesús Rey, pero no alcanzaba para igualar la superioridad numérica de los visitantes, 10 contra 11 hombres.

Como en el primer tiempo, el balón se negaba a ingresar al pórtico de un imbatible Quiroz. A los 61’, una falta cobrada por Salhuana choca en el cuerpo de Alemán de UTC, concretándose el descuento.

La hinchada despertó y pese al aliento ¡Sí se puede!. No llegaba el segundo; sino, hasta los 75’, cuando Giral vence a su rival y anota la igualdad dejando sin chance a Quiroz. Eran continuos los ataques de Ugarte al arco rival y a los 87’, Héctor Rojas suma la cuenta a 3, quedando al final 3-2 a favor de Alfonso Ugarte; el resultado no sirvió.

PROTESTA

Al finalizar el encuentro, la protesta de la hinchada se generalizó al no advertir la presencia del juez Víctor Hugo Carrillo, que para muchos, había inclinado la balanza a favor de los visitantes; los airados asistentes no querían abandonar el Torres Belón, complicando la entrega de la Copa Perú al UTC.

UNA NUEVA FRUSTRACIÓN

Una vez más, la falta de sangre puneña (jugador), entrega y juego inteligente, nos deja el sabor amargo de una segunda derrota en una final de la Copa Perú. Faltó mayor compromiso, amor a la camiseta, y por supuesto un tiempo que nunca llegó para concretar más goles.

Hay muchos que se subieron al coche cuando todo era felicidad; pero ahora, pensando en el futuro, para conseguir grandes logros es necesario un trabajo conjunto, con directivos decididos, con autoridades que se interesen por el deporte, que no destruyan canchas ni se la nieguen a las divisiones menores, con clubes semilleros; con el precepto digno de la gloria antes que el dinero.